argentina, Chaco, chagas, DENGUE, enfermedades tropicales, enfermedades vectoriales

Con el dengue aprendí

Que la culpa no es del mosquito, ni de los políticos de turno, ni de los vecinos que siguen guardando agua a la interperie…permitiendo que se reproduzcan nuevos Aedes Aegipty.
Que a “males olvidados” los persigue el olvido.
Que a “enfermedades de la pobreza” la mantienen los pobres.
Que en la protesta, la queja, y la impotencia no está la respuesta.
Que abriendo el corazón al dolor ajeno, abriendo los ojos a todos los factores que permiten esta situación, despejando la idea erronea de que salud pública es la única responsable, por lo tanto debe solucionar estos problemas…puedo aprender… que la solución es participar, dar lugar a cada persona de hacerse responsable de su propio bien, dejar participar a la sociedad toda, dejar a los niños saber y difundir, enseñar a los maestros que los “males” no son de hoy, que el dengue, chagas, fiebre amarilla…son enfermedades generadas de un sinfin de factores, a los cuales estamos propiciando por negligencia, voluntad, y por la propia acción de la naturaleza.
Aprendí que dar es dar…solo dar, aunque no se oiga, aunque todavía no se vea…dar es amar, es darse, es interesarse, es ocuparse desde el sentimiento profundo de la idea de que vos y yo somos parte de lo mismo.

Descubrí que abriendo caminos mentales, nos rodeamos de maestros y amigos espirituales.
Conocí el poder del ahora, el peso dulce de la responsabilidad de la humanidad entera.

Con el dengue aprendí sobre chagas…entendí que siempre y por siempre habrá una porción de la población que por fin descubrirá, que este flagelo no se soluciona l00 años después de golpe y porrazo, que cada dia, cada año, y al fin cada centuria…nos muestra que el dia…para comenzar a dar con las respuestas y el fin del padecimiento…ES HOY.
Siempre hoy.

Con el dengue aprendí mucho, mucho, pero por sobre todo, abrí mi corazón a la abundancia que me propone mi propia existencia.
Hoy tengo muchos maestros, muchos amigos, mucha gente que toco en el corazón y sé que juntos, seremos parte del cambio de más de 100 años de idas y vueltas, con buena voluntad, pero sin resultados…hasta hoy.

Anuncios
Estándar
américa, campaña, Chaco, chagas, crear, creer, ecología, enfermedades, enfermedades vectoriales, latinos, oportunidad, pobreza, positivo, prevención, recursos, vida

el Mal de Chagas.

El vector
A este insecto tambien se le denomina vinchuca, chinche gaucha o chirimacha. Este insecto chupasangre es el principal vector de la enfermedad de Chagas dada su amplia distribucion y capacidad de adaptarse a vivir en el domicilio humano. Si bien, generalmente es de habitos domiciliarios y peridomiciliarios, en Bolivia se ha observado en su habitat natural asociado a cobayos silvestres.

Triatoma infestans es su denominacion cientifica, junto con unas 130 especies hematofagas conforman la subfamilia Triatominae de la familia Reduviidae del orden Hemiptera. 


Ciclo de vida:

El insecto se reproduce por huevos, que miden de 2 a 3 mm, de color blanco, que cambian a rosado cuando se completa la evolucion del embrion. Desde que sale del huevo hasta que alcanza el estado adulto, la vinchuca pasa por cinco etapas de crecimiento, con cambios graduales de tamaño y sin alas. En cada cambio pierde su pelecho. Desde el estado de huevo a la etapa adulta, el ciclo evolutivo de la vinchuca puede variar de 8 meses a 1 año. A partir del estadio adulto la vida de este insecto se prolonga entre uno y dos años.

Enfermedad que transmite : Enfermedad de Chagas

El mal de Chagas fue descubierto por el científico brasileño Carlos Chagas, cuyas investigaciones fueron completadas por el médico argentino Salvador Mazza.

La enfermedad de Chagas se manifiesta en las zonas mas empobrecidas de America Latina. Incluye a varios componentes: el parasito, como responsable de la patologia; el vector, que no es otra cosa que el insecto; y el hospedero, que puede ser cualquier mamifero, incluido el ser humano. El habitat de las vinchucas tiene que reunir determinadas condiciones, como viviendas con rajaduras en las paredes, techos de pajas o barro, donde generalmente anidan.

Las especies de vinchucas son mas de un centenar, aunque basicamente pueden reducirse a cuatro las que tienen importancia epidemiologica. En Argentina predomina la llamada T. infestans.

Transmision de la enfermedad de Chagas al ser humano, por el vector:

Una de las caracteristicas de este insecto es que no inocula el parasito en el tejido humano sino que, al picar a una persona y succionar la sangre, su intestino se hincha y la obliga a defecar, depositando parasitos en la piel de su victima. Por la picazon, las personas se rascan, y son ellas mismas las que inoculan el parasito en los tejidos mediante esta accion. Este modelo de transmision vectorial fue preponderante en toda America Latina hasta la decada del 80.

Tratamiento

Aunque en la mayoría de los textos de parasitología no se menciona como posible ningún tratamiento, indicándose solamente ciertos paliativos para disminuir el malestar general que provoca la enfermedad, en periodos agudos, tratamientos quirúrgicos para los mega viseras, y una terapia de sostenimiento para cardiacos.

Sin embargo existen dos fármacos de probada acción tripanomicida , que son los descubierto en 1972 y 1978, respectivamente el nifurtimox y el beznidazol , ambos han pasado todas las etapas previstas en los protocolos de ensayos de fármacos para mas información remitirse a Bayer para el nifurtimox, (Lampit) y a Roche para el beznidazol (Radanil)

Salvador Mazza 
(Rauch, provincia de Buenos Aires, junio de 1886 – Monterrey, México, 9 de noviembre de 1946) fue un médico argentino, destacado por haber dedicado casi toda su vida al estudio y combate de la tripanosomiasis americana (mal de Chagas) y otras enfermedades endémicas.
Fuentes: Taringa.net
Estándar
argentina, Chaco, chagas, enfermedades vectoriales, salud, solidaridad

El MAL de Chagas – Peligro para todos.

Queridos:
Ante la amenaza, lo mejor es conocer, lo mejor es prevenir, lo mejor…es divulgar para colaborar.
Les comparto videos interesantes acerca de esta enfermedad tan expandida, vigente. Las infecciones siguen creciendo en número, aprendamos pues un poco más acerca de su agente transmisor, las vinchucas, conozcamos las cifras y el alcance que tiene este mal, a raíz de sus múltimples posibilidades de transmisión. La cura no está disponible aún, pero mejorar la calidad de vida, y prevenir, son pasos escenciales para comenzar a terminar con este mal.

Parte uno:

Estándar
A H1N1, Chaco, Charata, epidemia, Gripe A, influenza, salud

Gripe A o Influenza humana en Charata

No hay casos confirmados de influenza A/H1N1 en nuestra ciudad, según médicos responsables del hospital local y las clínicas privadas.
Los casos que presentas síntomas similares a dicha afección, son analizados por el “nexo epidemiológico”, y hasta el momento se han diagnosticado como gripes estacionales.

La aclaración que pretendo hacer, es la siguiente:

Conociendo esta pandemia, desde hace unos largos dias, estando en contacto online con amigos mexicanos, y leyendo varios medios informativos, nacionales e internacionales, reflexioné sobre la situación de mi ciudad.

Si los pacientes con síntomas, se descartan como infectados por A/H1N1 por el “nexo epidemiológico” deberíamos tener pleno conocimiento de las Provincias Argentinas que han declarado oficialemnte casos.
Para la cual internet es el medio informativo por exelencia, elegido para informar en forma global la situación sanitaria mundial.

Esuchando declaraciones de médicos Charatenses, descubro que como nexo, analizan personas que hayan viajado a Bs. As. y detecto un groso error.

La influenza humana, está más cerca que eso.

Solo tres provinvcias argentinas NO registran casos: Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero aún no detectaron infectados positivos de la nueva enfermedad, que en el país ya produjo 17 muertes y 1.297 contagiados.

Es decir, en Chaco ya existe el virus.  A prestar atención a los Síntomas. Y tomar medidas de prevención.

Estándar
argentina, Capitanich, Chaco, educacion, pobreza, poder, politica, Sandra Mendoza

Sandra Marcela, pasen y vean.

Lo que voy a contar aquí, es una recopilación de datos, tomados exclusivamente de medios electrónicos periodísticos.
La señora Sandra Marcela Mendoza de Capitanich, es el personaje central de toda esta historia de terror, llena de drama (tal vez, mejor dicho dramatización) y enredos provocados por los dimes y diretes, de una mujercita, que a todas luces, no tiene un sólido equilibrio entre sus ideas y acciones.
Ahora a decidir, si volveremos a elegir a “esto” como candidato a Diputado.
Me parece que es hora de Pensar y Actuar… Chaco!!!!!!

  • Sandra Mendoza renunció como ministra y Capitanich la nombró en otro cargo del área de Salud – Fuente:  Perfil.com

 

El decreto 845 de Capitanich, nombrando funcionaria a su esposa, la “master Sandra Marcela Mendoza”. | Foto: Cedoc

  • Castelán aclara que no hay posibilidad de juicio político para Sandra Mendoza. Fuente: Chacoonline.com.ar
  • Así opinó el gobernador Jorge Capitanich respecto del informe del dictamen del fiscal de Investigaciones Administrativas Héctor Miró. Fuente:DERF (Agencia Federal de Noticias)

  • El jefe de la bancada aliancista, Eduardo Siri, explicó los mecanismos que prosiguen al informe del fiscal que advierte que Sandra Mendoza no puede ejercer cargos públicos. Fuente:DataChaco.com

  • “A Sandra Mendoza mas la tocan y mas votos tiene.” Afirmó la candidata. Fuente: DataChaco.com 
Estándar
abuelo, Chaco, despedida, dolor, familia, Francisco Risso, recuerdos, risso

Nos queda el amor

Mi abuelo se fué, y los que quedamos no soportamos en silencio el dolor de no poder verlo, oirlo, tenerlo.
A todos nos saltaron palabras, para decir…y así como el siguió camino, sin detenerse, nosotros tampoco pudimos detener las letras del sentimiento, puro amor a Paco Risso.
Estas son algunas, las de mi cuñado, un bohemio escritor, que como yo, deja fluir sus sentimientos fácilmente, en letras.
Gracias Ramón, por sentir y decir.
                                                —————      ***          —————–

Un botija, un pensodonte, un clown, un altruista, una gran ser humano brilla fuerte en el olimpo.
Un hijo, un padre, un abuelo un prodigio de estos tiempos decadentes, fue sentenciado por la ley implacable de la existencia.
pero… dejó una marca indeleble, un sin fin de enseñanzas, un cumulo de cosas que ayudaran a los que dejaste… siempre fue un “shh… hagan silencio para escucharlo” solo despedía sabiduría, conocimiento y gracia que emanaba por ese humor tan particular y sencillo. Fuiste un hombre, pero de la palabra “hombre” que proviene de un diccionario que únicamente guarda adjetivos calificativos a personas únicas como vos.
Es mejor resaltar como viviste, a como moriste. Desvivías por tus pasiones, tu botánica, tu fauna, y esa pequeña mujercita que siempre supo ser incansable compañera de tu hoja de ruta, el efecto simbiotico que los protegio durante tantos años, hizo verlos como siameces de amor; vivíste como quisiste y eso no es fácil lograrlo en estos tiempos tan contaminados, en esta sociedad con códigos caducos. Aca quedamos sin un intelectual, un intachable hombre, un viejo que moría por sus nietos… y cada vez son menos las personas como vos, es esa una de las razones de este mundo del revés… Es increible como el poder de un juego de palabras es obsoleta para describir tamaño aprecio que te siento… es a penas un te quiero paco!, y no me alcanza.

Dios te abrace en gloria que supiste ganarte a fuerza de honestidad, trabajo y perseverancia. Que las nubes te acunen y siempre vivas como tu más grande pasión… el cine, tus películas en blanco y negro, la primer pelicula hablada, y hasta las de mayor éxito en vanguardia, es que tu vida es una película repleta de aventuras sanas, un proyector antiguo que emitía imágenes esperanzadoras; una cinta antagónica que siempre daba gusto oirla y verla.

Se fue un botija, un pensodonte, un clown, un altruista justo el mismo dia que se fue “el señor de las letras” don Mario Benedetti… casi a la misma edad con sus valiosos 88 años, vaya paradoja no?; es voluntad divina y asi debemos asimilarlo… la cuestion es que se fue un botija risueño, un gran pensador, apasionado un abuelo, un padre, un hijo… se fue un enorme ser humano…

Ramon Palacio.

Estándar
abuelo, amigos, argentina, Chaco, conocimientos, Francisco Risso, ilustre, risso, valores

El Tresarroyense grandioso.

LA VIDA Y OBRA DEL TRESARROYENSE FRANCISCO JUAN JOSE RISSO,
SEMBRADOR DE CIENCIA Y CULTURA
Vida silvestre
Doctor en Ciencias Naturales, el tresarroyense Francisco Juan José Risso, que desde hace medio siglo reside en Resistencia, es un sembrador de cultura. Investigador incansable, docente universitario, funcionario provincial de rango, Risso fundó y fue el primer titular del Museo de Ciencias Naturales del Chaco. A los 85 años, ya jubilado, entrevistado por “El Periodista” en la norteña provincia que escogió para vivir, repasó su intensa carrera y su rica obra. Un legado que le valió ser destacado como “personalidad nacional” en la publicación “Quién es quién” de América Latina.
Hay gente que en su obrar va dejando huellas que perdurarán para siempre porque contribuyeron de alguna u otra forma al crecimiento del país. Cuando repasa su rica trayectoria, el doctor Francisco Juan José Risso Ceriani, comprende que le quedaron muy pocas cosas por hacer en el camino. Si uno le pregunta cuáles fueron sus principales logros no duda en contestar: “los alumnos que tuve en ambas facultades, el museo y los recuerdos de los buenos amigos”.
Este tresarroyense de 85 años, se dedicó a crear y sembrar durante décadas ciencia y cultura en la comunidad chaqueña y correntina. Sus prestigiosas obras de investigación como doctor en Ciencias Naturales y su gran riqueza intelectual le valieron el reconocimiento de ser destacado como personalidad nacional en la publicación “Quién es quién” de América Latina.
Huellas en su ciudad
Francisco nació el 12 de julio de 1921 en nuestra ciudad, de donde guarda los mejores recuerdos. Fue de los primeros 21 alumnos que tuvo el Colegio Jesús Adolescente, completó el secundario en el Colegio Nacional y cuando tuvo que partir a la Universidad regresó cada verano para reencontrarse con su familia y su gente. Aquí también dejó su huella junto a su mejor amigo, el doctor Antonio Sorgentini. “Con él colaboré estrechamente para crear el museo regional de Tres Arroyos que se ubicaba en la Biblioteca Pública Sarmiento y posteriormente en la casa Scout”, contó Risso desde Chaco donde reside desde hace 48 años.
Su vocación
Su inquietud por las Ciencias Naturales surgió cuando era adolescente y compró un microscopio escolar para empezar sus primeras incursiones autodidactas. Finalizando el ciclo escolar tuvo que decidir qué rumbo tomaría su futuro. Hubo una charla que le ayudó a definir su vocación. En ese entonces, el profesor Dassis, secretario del Colegio Nacional les dijo que había que apuntar a dejar las carreras clásicas de médicos y abogados para buscar otras alternativas que se potenciarían en el futuro. “En ese entonces YPF ofrecía becas de estudios para geólogos, que era una carrera de futuro. Esta carrera se estudiaba en La Plata donde había que seguir el doctorado en Ciencias Naturales”.
Vueltas del destino
Con dieciocho años partió hacia la ciudad de las diagonales dispuesto a convertirse en geólogo. Sin embargo, las vueltas del destino lo hicieron inclinarse por una especialidad que lo acompañaría el resto de su vida. “Llegado a los últimos años de la carrera tenía cuatro especializaciones principales: zoología, botánica, geología y paleontología. Los profesores de geología eran todos alemanes, eran lo que se decían “sabios” pero no eran didactas. No me gustó. En cambio, los de zoología eran modernos, con la etología y ecología al día, por lo cual me incliné hacia esta especialidad”.
Cuando llegó al tercer año eligió un asesor para su tesis. El profesor Mac Donagh le aconsejó la ictiología e investigó sobre el tema de “Contribución al conocimiento del sábalo en la Cuenca del Plata”. Llegado el momento rindió el examen ante un tribunal especial y obtuvo un diez sobresaliente. Ya era doctor.
Pasión por la investigación
Durante varios años fue Jefe de la Estación de Hidrobiología en Chascomús, donde se reproducían peces para siembras. Durante su estancia en aquella ciudad de la provincia de Buenos Aires tomó contacto con investigadores extranjeros, principalmente norteamericanos y fue llenando vacíos que la Universidad no había podido cubrir. “Sobre todo en una ciencia nueva que estaba surgiendo como la biología pesquera. Allí aprendí mucho y lo iba traduciendo en artículos que publicábamos. A nosotros nos atraía lo que fuera nuevo, lo que había que investigar. Lo rutinario nos parecía aburrido”. Cuando habla de nosotros, se refiere a la compañía de su esposa, Nely Edith Pianta, doctora en Ciencias Naturales, quien compartió junto a él su pasión por la investigación.
Desde Chascomús publicó varios artículos de la especialidad en revistas de amplia difusión a nivel nacional y se hizo conocido en el ambiente de la pesca. Al mismo tiempo, como radioaficionado asesoraba a gente del Chaco, hasta que le ofrecieron un trabajo interesante y decidió partir.
Nuevo desafío
Llegó al Chaco a fines de 1957, designado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la provincia como Jefe de una estación hidrobiológica para la reproducción de peces. Un año más tarde lo tentaron con un nuevo desafío. Un grupo de hombres del medio había visto la necesidad de crear un museo de Ciencias Naturales porque la provincia, a pesar de varios intentos, no contaba con ninguno bien organizado. “Una noche, caminando por una calle céntrica, encontré al profesor Enrique Palavecino, director del Museo Etnográfico de Buenos Aires. El había sido profesor nuestro en La Plata y me dijo que sabía que yo estaba en Resistencia, que le habían preguntado sobre un museo y les dijo que se necesitaba un doctor en Ciencias Naturales. Esto lo oyó un activo y entusiasta miembro del Consejo Escolar de Educación y me ofreció la posibilidad de dirigir la creación del museo, cosa que después acepté”.
La concreción de un sueño
Cuando comenzó a trabajar en el proyecto supo que debía partir de la nada y que todo estaba por hacerse. No había suficiente material científico clasificado y preparado para formar colecciones, y su plan tropezó muchas veces con la falta de recursos económicos y la incomprensión de las autoridades que se renovaban. Al asumir la presidencia del Consejo General de Educación Dionisio Goussal, recibió el apoyo que esperaba. El doctor Risso gestionó entonces ante el Museo de La Plata reproducciones de fósiles americanos y piezas de interés para ser expuestos en el futuro. El 25 de mayo de 1965 pudo concretar el sueño: fue el día que se inauguró el Museo de Ciencias Naturales en Chaco y, como no podía ser de otra manera, fue nombrado titular.
En el museo dio vida a la biblioteca especializada y a una revista con trabajos científicos pergeñados por su director y personal, cumpliéndose así su propósito: que el museo sea un centro de investigación científica que superase la mera exhibición de piezas naturales. “Para llegar a ser un centro se necesitaba disponer de bibliografía científica y ella se obtendría a través del canje con instituciones científicas de todo el mundo. Empezamos a investigar en base al material coleccionado de peces y mi bibliografía particular. De esta manera aparecieron las notas del Museo de Ciencias Naturales del Chaco y en colaboración con mi esposa se distribuyeron por todas las instituciones científicas del mundo y figuraron en el Zoological Record. Entonces ya era a nosotros que nos pedían canje”.
Por los trabajos de investigación recibieron premios a la producción científica regional de la zona litoral en el trienio 1964-1966, otorgado por la Secretaría de Cultura de la Nación.

Docencia e investigación
Al mismo tiempo, el doctor Risso alternó su tarea en el museo con la docencia que ejercía en la Facultad de Ciencias Exactas, en las cátedras de Zoología y Recursos Fáunicos de la UNNE.
Hasta el ´68 siguió al frente del museo, hasta que el Ministro de Agricultura y Ganadería del Chaco, doctor A. Varela solicitó al Consejo General de Educación de la provincia que le permitiera colaborar con el organismo, porque debía organizar el Departamento de Caza y Pesca. La tarea investigativa que había empezado no tuvo continuidad.
En 1975 se jubiló en el Ministerio como Director de conservación de la fauna y diez años más tarde se jubiló de todas las cátedras pero siguió trabajando en forma particular para una consultora con un equipo que había formado.
Con 85 años, cuando repasa el pasado dice que le quedaron algunas pocas cosas en el tintero. Le hubiese gustado dedicarle tiempo a la reproducción artificial de trucha criolla, un objetivo que intentó pero por cuestiones personales no alcanzó a cumplir. Después de servir durante décadas a la comunidad, brindando su conocimiento sin mezquindad y dejando su huella como sembrador de ciencia y cultura, hoy en día se dedica a disfrutar de su familia. Sabe que dejó marcas en el camino que contribuyeron de alguna u otra forma al crecimiento del país. Sin embargo con humildad, cuando uno le pregunta cuáles fueron sus principales logros, no duda en contestar: “los alumnos que tuve en ambas facultades, el museo y los recuerdos de los buenos amigos”.

Presidente del Instituto Browniano
De espíritu inquieto y trabajador incansable, el doctor Risso, ya jubilado no dudó en incorporarse al Instituto Browniano cuando fue invitado por el prefecto mayor José Soler. Terminó presidiendo la entidad entre 1995 y 2001, desarrollando una prolífica labor institucional y cultural. Al asumir, el organismo tenía una actividad muy pobre e iban quedando pocos adherentes. De acuerdo al reglamento, estaba destinado a bajar de categoría y convertirse en una simple delegación. “Cuando recibí la filial estaba en estado deplorable, tenía menos de cuarenta miembros. Por consiguiente empecé de inmediato a incorporar amigos, que los tenía y muchos, dado mi paso por el Rotary Club Resistencia y la Universidad Nacional del Nordeste. Así pronto llegamos a los cien y esto llamó la atención de Buenos Aires, no solo por el número sino por la calidad, todos con jugosos antecedentes”.
Cumplido su cometido, comprometió al presidente del Instituto que los acompañara en el homenaje a Brown, en el día del aniversario de su nacimiento. “De entrada se hizo un acto como nunca antes, con la presencia del gobernador y su gabinete, representantes de las fuerzas de seguridad y militares. Se hicieron desfiles y de ahí en adelante cada desfile fue mejorando, anteriormente nunca había habido nada parecido”. Durante su presidencia se realizaron publicaciones sobre la vida del patrono de la institución y organizaron un concurso provincial sobre la obra del Almirante Brown. Los alumnos mejores clasificados fueron premiados con un viaje a Capital Federal, donde fueron agasajos visitando la Fragata Sarmiento.
El Instituto adquirió así un prestigio que no había logrado en años, gracias a que su gestión fue coronada con el apoyo de amigos y otras instituciones que siempre estuvieron presentes ante cada convocatoria. Risso alcanzó a concretar la fundación de una nueva filial en la segunda ciudad del Chaco, en Presidencia Roque Sáenz Peña, y ya tenía todo listo para formar otra en Formosa capital, hasta que una situación lo motivó a renunciar.
Estándar